LA SILLA ACAPULCO: UNA SILLA CON DENOMINACIÓN DE ORIGEN, HECHA EN MÉXICO DESDE 1950

36
Abogados-de-Marcas-Registro-de-Marcas-México-Abogados-Registro-Marcas-IMPI

mxcity.mx | por mxcity.mx | La inesperada historia de las sillas Acapulco. Obtenido de: www.mxcity.mx
Un mueble que es símbolo del glamour del puerto de Acapulco y un ícono del diseño mexicano. La Silla Acapulco es uno de los diseños más reconocidos del siglo XX y, como su nombre lo indica, nació en nuestro país. Se desconoce quién o quiénes la concibieron, pero sí se sabe cuándo y dónde. Este excéntrico mueble se popularizó en la década de los 50 del siglo pasado y, se sabe, debe su nombre al legendario Resort Pacífico Acapulco, un legendario resort que se encontraba junto al famoso acantilado “La Quebrada”, lugar visitado por diversas celebridades de la época de oro del puerto guerrerense.
Por más raro que hoy parezca, a mediados de siglo pasado Acapulco era unas de las playas más glamorosas del mundo, donde podían verse vacacionando a actores y artistas de la talla de Tom Jones, Frank Sinatra, Sammy Davis Jr., Elizabeth Taylor, Sean Connery (en sus años Bond), Farrah Fawcett, Richard Burton, Donna Summer, Gloria Gaynor, Kirk Douglas, Ava Gardner, y Barry White, por mencionar sólo algunos; John F. Kennedy y Jackie pasaron ahí su luna de miel. En la década de los 60, con el auge del turismo en este puerto (en gran parte promovido por los famosos visitantes), la Silla Acapulco se convirtió en una pieza clásica para todas las terrazas y playas de Acapulco.
Los artesanos mexicanos que la diseñaron buscaban un asiento que dejara pasar el aire y aminorara el calor tropical de la zona, algo fresco para sentarse. Entonces formaron el cuerpo de la silla con fierro y posteriormente lo recubrieron con hilos de plástico tejidos. Así nació la famosa Silla Acapulco, también conocida como “silla huevo” o “el satélite”.
El diseño de la Silla Acapulco se puede catalogar en este concepto de diseño vernáculo o local, pues su origen se dio en el trabajo de artesanos de las costas mexicanas. Actualmente, este mobiliario se continúa utilizando en esas mismas localidades y en otras urbanas no sólo de México, sino de otros países. Al no tener copyright, no existir planos originales del diseño o un fabricante oficial, encontramos en el mercado gran cantidad de modalidades, pues este diseño se ha convertido en propiedad del mundo entero. Sin embargo, la peculiar y exótica forma de esta silla nos llena de orgullo y nos permite presumir de contar con una silla con denominación de origen.
Leer mas desde la fuente original


Abogados-de-Marcas-Registro-de-Marcas-México-Abogados-Registro-Marcas-IMPI